martes, 8 de febrero de 2011

No se puede.


No se puede dar lo que no se posee.
Para dar amor has de poseer amor.
No se puede enseñar
lo que no se comprende.

Para enseñar amor hay que comprender el amor.
No se puede conocer lo que no se ha estudiado.
Para estudiar el amor has de vivir en el amor.
No se puede apreciar lo que no se reconoce.

Para reconocer el amor has de ser receptivo.
No se puede dudar sobre aquello
en que se desea confiar.
Para confiar en el amor
se debe estar convencido del amor.

No se puede admitir aquello
a lo que uno no es capaz de rendirse.
Para rendirte al amor has de ser vulnerable al amor.
No se puede vivir aquello a lo que uno no se dedica.
Para dedicarte al amor
has de estar siempre creciendo en el amor.

Para amar a los demás hay que amarse a sí mismo.
Solamente se puede dar a los otros lo que se posee.
No se puede dar lo que no se ha aprendido y experimentado.

Como el amor no es un objeto, al darlo no se pierde.
Se puede dar amor a muchas personas y, no obstante,
seguir todavía conservando el mismo amor que se poseía al principio.

Vivir en el amor es el mayor reto de la vida.
Requiere más sutileza, flexibilidad, sensibilidad, comprensión,
aceptación, tolerancia, conocimiento y fortaleza
que cualquier otra empresa o emoción humanas.

Cuando el hombre tiene amor ya no está a merced
de fuerzas superiores a él;
pues él se convierte en una fuerza poderosa.

Leo Buscaglia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada